¿Cómo nos pueden ayudar los variadores de frecuencia a reducir costos en sistemas de bombeo? En la actualidad, gracias a los avances tecnológicos, el control hidráulico de las bombas centrifugas o de desplazamiento positivo se realizan por medio del cambio de velocidad de operación, sea éste con una polea de diámetros variables, motores con dos velocidades o variadores de frecuencia. En el mercado Dominicano los variadores de frecuencia (VFD, siglas en inglés) son los más difundidos, este dispositivo cambia la frecuencia de la corriente y a su vez modifica la velocidad del motor, disminuyendo o aumentando la presión y flujo de una bomba. Estos equipos son conocidos por instalarse en sistemas de presión constantes, pero en realidad no es la única manera de usarse en un equipo de bombeo, en el control de la presión es sólo uno de los tres métodos más conocidos para controlar una bomba. Los tres métodos son: -Presión constante. -Flujo constante. -Control de velocidad. Cada método tiene sus ventajas y desventajas, la selección adecuada estará basada en la filosofía de operación que requiera cada cliente. La principal ventaja de un sistema de presión constante es mantener una misma presión a pesar de los cambios de consumos que hayan en la red, además de ser un sistema de muy fácil implementación y económico a la vez. Es muy recomendado en redes de suministro de agua como hospitales, hoteles o residencias. La principal desventaja de este sistema es que es susceptible a los cambios de presión de succión de la bomba, y si estos cambios llegan a ser muy bruscos, el sistema de control puede no llegar a encontrar nunca la presión de equilibrio, provocando sobre amperajes en los motores eléctricos. El sistema de flujo constante o controlado es considerado como un excelente método para los controles industriales, donde el flujo aportado a un determinado equipo es crítico sin tomar en cuenta la presión final, esto puede suceder por ejemplo en mezclas en tanques. Como parte negativa de este sistema se tiene que el flujómetro al estar en contacto con el fluido debe resistir químicamente, ser confiable y no puede ser retirado para realizar un mantenimiento en caliente. Es claro que ya existen medidores de flujo magnéticos, pero su costo es muy elevado, aumentando el tiempo de retorno de la inversión. La opción final que tenemos disponible es el control de la velocidad según lo requiera el sistema, sin mantener constante la presión ni el flujo, pero sí controlando por ejemplo el nivel de un tanque. Este sistema se puede asemejar a una válvula de control modulante que controla determinado proceso, con la ventaja que este proceso es mucho más eficiente energéticamente que una válvula modulante. La principal desventaja de este sistema de control es que no mantiene la presión ni un flujo constante, solo controla la velocidad de la bomba según una necesidad exterior. Como se puede observar, el variador de frecuencia puede ser utilizado de una manera mucho más eficiente y eficaz dependiendo de las necesidades que tenga un determinado cliente. Los sistemas controlados correctamente por un variador de frecuencia pueden llegar a obtener hasta un 64% de ahorro energético en el mejor de los casos. El ahorro energético versus los bajos costos actuales de los variadores de frecuencia, hacen que esta opción de control de bombeo sea muy atractiva para los clientes. La conclusión primordial del uso de los variadores de frecuencia en sistemas de bombeo, es que pueden ser utilizados de acuerdo a las necesidades del cliente y no solamente como un sistema de presión constante. El ahorro energético y de dinero son la razón fundamental de su uso, logrando disminuir costos de operación y tiempos de parada no planificados por daños en bombas. GARLAS CONTROL S.A. es representante exclusivo de TOSHIBA, fabricantes de variadores de frecuencia de excelente calidad. Para mayor información o asesoría sobre la aplicación de variadores de frecuencia en sistemas de bombeos, dirigirse a nuestro departamento de Proyectos.